Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Conociendo nuevas gentes [Priv: Milla]
Mar Ago 30, 2016 4:30 pm por Milla

» Ficha de Kyoko y Lancer
Sáb Mayo 21, 2016 7:59 pm por Milla

» Magia [hechizos] [sin terminar]
Vie Mayo 20, 2016 10:16 pm por Milla

» Phantasm Noble
Vie Mayo 20, 2016 9:00 pm por Milla

» Masters [información]
Vie Mayo 20, 2016 8:33 pm por Milla

» Hechizos de comando
Jue Mayo 19, 2016 9:28 pm por Milla

» Berserker [información]
Jue Mayo 19, 2016 9:14 pm por Milla

» Assassin [información]
Jue Mayo 19, 2016 9:10 pm por Milla

» Caster [información]
Jue Mayo 19, 2016 9:07 pm por Milla

Pruebas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Jue Abr 27, 2017 3:42 am.

Legendarios en la playa [priv. Phantom y Yahto]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Legendarios en la playa [priv. Phantom y Yahto]

Mensaje por Milla el Vie Jun 05, 2015 9:04 pm

Phantom y yo volábamos con destino a Ciudad Marga. Yo iba sobre Charizard, y él sobre mi Braviary. En principio nuestro destino era ir hacia Ciudad Teja, donde Phantom pasaría unos días en mi casa, pero antes él debía hacer unas llamadas en Pueblo Arenisca. Lamentablemente, los PC's de su centro pokémon no estaban operativos, así que tuvimos que desviarnos para ir al centro pokémon de la ciudad más próxima.

- Lamento este inconveniente, Phantom- le dije durante el vuelo- No tenía ni idea de que los PC's no estaban operativos.

Ciudad Marga no estaba muy lejos y pronto pudimos ver la ciudad. Estaba situada en la costa, se veía que una zona de la ciudad estaba en tierra y otra parte estaba sobre puentes de madera, justo sobre la orilla del mar. Aterrizamos en una plaza situada en tierra firme, justo frente al centro pokémon, desde allí se podía ver algunas playas con algunos turistas en ella. También se podía ver el gimnasio de la ciudad a lo lejos, situado encima de esas plataformas y puentes de madera sobre el mar.

Me pregunté si Ciprián estaría allí, hacía ya un tiempo que no le veía y estaría bien pasarme a saludar. Su medalla fue la última que conseguí, y recuerdo que tras el combate quedó maravillado con Vaporeon. Siendo un experto en pokémon de tipo agua no me extraña.

Devolví a Charizard a su pokéball mientras pensaba en algo. Phantom debía de hacer más de una llamada, además de Cintia seguramente debía de llamar a alguien de su familia. Él no sabe que yo sé sobre la familia Moon, así que con la excusa de ir a visitar a Ciprián podré dejar a Phantom tranquilo con sus llamadas.

Cuando Phantom bajó del lomo de Braviary lo devolví de nuevo a su pokéball.

- Mientras haces tus llamadas iré a visitar al líder del gimnasio. ¿Ves esas plataformas y puentes de madera de allí? –le dije señalando a una zona de la ciudad- El gimnasio se encuentra sobre una de ellas. Estaré por allí. Nos vemos luego- me despedí sonriendo.

Avancé por las calles de la ciudad hacia el mar, donde se encontraban las plataformas de madera. Sinceramente no sabía si Ciprián estaría en su gimnasio, a esta hora lo más probable era que estuviese surfeando en alguna de las playas de por aquí. De todos modos me daría una vuelta mientras espero a que Phantom termine.

_________________

Pokémon capturados:
avatar
Milla
Admin

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 10/10/2014

Ver perfil de usuario http://pokemonorigin-rol.espana-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Legendarios en la playa [priv. Phantom y Yahto]

Mensaje por Phantom Moon el Sáb Jun 06, 2015 6:04 pm

Luego de unas cuantas horas llegamos a la ciudad… en principio parecía que deberíamos ir a la ciudad de Milla, aunque claro, primero era necesario que yo hiciera mis llamadas y aparentemente habría que hacer una parada de emergencia aunque… en ciudad Arenisca, a donde nos detuvimos, los PCs de los centros Pokemon se encontraban inoperativos… que mala suerte; aunque Milla me dijo que podíamos usar los de la siguiente cuidad. Yo no vi ningún problema a eso; aunque sinceramente me daba muy mala gana tener que seguir montando a Braviary… aun si parecía no molestarme, a mi si me molesta tener que ir sobre el pokemon de otra entrenadora. Igualmente Braviary me llevo con gusto, aunque creo que la verdadera carga la sentía yo con el revoltijo de cosas en las que pensaba… pero bueno, le devolvería el favor al ave pokemon.

Luego de un rato, Milla se disculpo en pleno vuelo por el hecho de que los PCs no funcionaran, supongo que se sentía mal por haber perdido algo de tiempo o tener que alargar las cosas un poco más de lo que deberían pero bueno; no puedo molestarme, principalmente porque ella no controla el estado de función de los PCs, ella no podía saber que no funcionaba en ese mismo instante.

Descuida Milla, ¿Cómo ibas a saber realmente que los PCs no funcionaban?... no te preocupes, no me molesta alargar las cosas… de hecho, así es como suelo llevar mi vida, alargando y complicándolo todo de vez en cuando –sonreí levemente para intentar quitarle esa culpa de encima-

Finalmente llegamos a Ciudad Marga… una especie de ciudad sobre el agua, o bueno, al menos una mitad. Note que la zona estaba llena de playas, que a su vez estaban llenas de turistas, afortunadamente el centro pokemon se encontraba en la zona de tierra firme asique no habría muchos problemas. También llegue a alcanzar a ver un gimnasio pokemon… me pregunto qué clase de líderes de gimnasio hay aquí… espero que algunos sean menos… excéntricos que los de Sinnoh… realmente me sorprende que mi región tenga esa clase de líderes de gimnasio. Fuese como fuese, tan pronto como baje del lomo de Braviary, Milla lo regreso a su pokeball y me dijo que yo hiciera mis llamadas, y que al terminar la buscara en el gimnasio pokemon… aunque no estoy seguro de tener que quedarme solo mucho tiempo, supongo que sería lo mejor si quería hablar del asunto familiar sin ella presente, asique asentí y entre en el gimnasio pokemon. La gente se volteo a verme; al principio creo que no les intereso quien entraba, seguro otro entrenador, pero al verme, muchos se alejaron y otros guardaron a sus pokemons; yo por mi parte solo avance hasta la recepción.

La enfermera Joy me observo algo atemorizada, aunque yo no buscaba temor, creo que eso es todo lo que puedo obtener con mi apariencia y también mi descendencia pero bueno… nunca pedí ser así.

Discúlpeme… ¿Dónde puedo hacer una videollamada?... es importante… -la observe con algo de tranquilidad, intentando evitar que se asustara más de la cuenta-
E-están por a-ahí –señalo la izquierda del mostrador, donde parecía haber un cumulo de PCs bien organizados- ¿nece-necesita algo más?...
Si… quizás reciba un pokemon en unos instantes… ¿podría estar atenta a eso? –la enfermera asintió y yo me aleje hacia el PC- bien… veamos –observe el aparato e ingrese mis datos; logrando acceder a mi cuenta de entrenador, y con ella, a mis contactos- … aquí esta, Cintia

Tras localizar el número de Cintia, hice la llamada y milagrosamente ella fue capaz de contestarme. En ese momento, le explique toda la situación; lo que ocurrió, porque no fui capaz de atrapar a Giratina, el incidente del equipo Galaxia, todo. Me sorprendió lo bien que lo tomo Cintia, pero también se sorprendió al saber que Milla disponía del poder de Giratina, supongo que nadie se esperaría algo así pero bueno, es la verdad. También le dije que aprovecharía para quedarme unos días en Teselia, como unas vacaciones… después de todo, soy el único que nunca se ah tomado vacaciones cuando Anton, Fausto y Gaia salen de viaje cuando la temporada de la liga de Sinnoh se acaba o encuentra inactiva. En un principio Cintia se veía molesta de que fuera a quedarme en Teselia sin haber llevado mucho dinero, y que seguramente usaría el dinero del Alto Mando, pero cuando mencione que me quedaría con Milla, se quedo más tranquila; aunque también me observo de forma extraña, sonriendo con ironía y algo de burla, seguramente ya sabía lo que mi mente desarrollo por Milla.

El solo ver esa sonrisa, me hiso cortar la llamada antes de que se le ocurriera hacer comentarios. Y afortunadamente lo hice a tiempo… pero bueno. Ahora solo quedaba comunicarme con alguien que me ayudaría con el asunto de las tablas de Arceus. Si bien no puedo hablar de ese tema en público por lo que le prometí a Milla, si puedo hablar en clave para poder preguntar directamente a la única persona que creo que podría tener una tabla o inclusive dos con todo lo que ah llegado a viajar en su larga vida… mi abuelo. Apenas marque el numero de mi abuelo, hubo una especie de interferencia, para después aclarar la imagen… bueno, el vive muy lejos… o eso creo… localizarlo no es nada sencillo… por suerte tengo ese código que funciona como un número de teléfono directo. Al aclararse la imagen, vi a un Zoroark con la parte superior de un traje de mesero, el típico chaleco negro, camisa blanca y corbata roja. Se encontraba muy bien peinado y con una expresión bastante… bastante propia de un Moon.

Muy buenos días, maestro Phantom… ¿Qué necesita?... usted no suele llamar más que para confirmar fechas de reuniones familiares –el Zoroark hablo tranquilamente, con un tono suave y firme, totalmente apropiado para su vestimenta- ahora el maestro Shadow no se encuentra disponible… ¿quiere que le deje algún mensaje de su nieto favorito?
Pues la verdad me gustaría mucho eso, Zero –lo observe seriamente- necesito que me den información respecto al trofeo Moon… -al decir eso, el Zoroark de nombre Zero pareció perder la compostura unas milésimas de segundo; abriendo los ojos sorprendido- se que no tengo derecho a recibir el trofeo hasta haber vencido a mi abuelo y ganarme mi nombre… pero necesito saber si realmente el trofeo… es lo que es…
Maestro Phantom… usted sabe que el trofeo es real… y sabe que si quiere tenerlo en sus manos… debe ganarse el apellido Moon apropiadamente… -Zero frunció el seño bastante… serio- por favor, absténgase de preguntar hasta que no lo gane… mientras tanto, debo de volver a las practicas… que tenga un buen día… maestro Phantom
Está bien… buenos días, Zero –dicho eso, ambos cortamos la comunicación, para que yo precediera a frotarme la cabeza bastante irritado- (realmente debo ganar… pero… la ultima vez…) –comencé a tener vagos recuerdos de cada uno de mis pokemons, siendo derrotados de un golpe… sin poder tocar a un solo enemigo…- (El abuelo me venció con un solo pokemon que ni siquiera recibió un ataque… incluso la Esfera Aural fracaso…) ¿Cómo derrotare a mi abuelo en un combate 6 contra 6 si ni siquiera puedo con un 6 contra 1?...

Me quede pensando unos momentos… ¿realmente puedo ganarle?... pero… es por Milla y tengo que hacerlo… no me interesa la tabla siniestra que tenemos como trofeo de los Moon… lo que me importa es conseguirla para que Milla la cuide apropiadamente. Aunque me dejo un mal sabor de boca el recordar esa última batalla… tsk… pero bueno, lo hecho, hecho esta y nada se puede hacer para cambiarlo. Me dispuse a hacer la última llamada del día, una llamada a mis padres; que afortunadamente parecían estar en mí… casa. Admito que esperaba que fueran a visitarme pero no que estarían directamente en mi casa. Al verlos, ellos me preguntaron dónde me encontraba exactamente, supongo que debo de avisarles más respecto a mis deberes como miembro del Alto Mando… ya siento que ni siquiera les hablo.

¿Qué hacen en mi casa?... entiendo que me visiten de vez en cuando pero eso debería haber sido ayer o la próxima semana… -los observe bastante confundido; y sinceramente, cuando nos ven juntos, no parece que yo sea su hijo, ellos son muy felices y además usan ropa bastante colorida-
Oh, pues Sky nos llamo –mi madre sonrió, para después abrir los brazos y dejar subir a mi Espeon, la primera pokemon que tuve- las cosas estaban algo caóticas aquí con Tony y Tyrano peleando y discutiendo, Weavile y Spark revoloteando todo el lugar… deberías haber dejado a alguien a cargo… bueno, a alguien humano
Lo sé pero no pensé que mi viaje se alargaría tanto… egh… escuchen; estoy en Teselia y me quedare en casa de una amiga unos días… ¿podría pedirles que cuiden mi casa?
¡¿Amiga?! ¡¿Quién es?! ¡¿Cómo se llama?! ¡¿Ya se van a casar para vivir juntos?! –Al gritar eso, quite el volumen de la PC para que nadie más escuchara, con la cara más roja que la piel de un Charmeleon, después reconecte el sonido- ¿Por qué nos silencias?, solo estoy preguntando por tu novia
¡No es mi novia! ¡Dije claramente “AMIGA”! ¡A-M-I-G-A! –Grite bastante nervioso, aunque claro, la gente solo se alejo de mi- dios… escuchen… ¿podría enviar a Lilly y ustedes enviarme a Sky?... estaré de vacaciones aquí unas 2 semanas aproximadamente y quisiera que ella estuviera aquí conmigo… y también… ¿podrían enviarme mi ropa de repuesto?... mi traje se ah… bueno, ustedes ya lo pueden ver…
Claro hijo, pero no podemos enviar paquetes… mmm… ya se, envía a Zenit y a Cent también, nosotros nos encargaremos del resto –el solo escuchar eso me suena a las locas ideas de mi padre-
Está bien… egh… -corte la llamada y abrí el sistema de envió, donde coloque las Pokeballs de Zenit, Cent y de Lilly- muy bien… enviar… -una vez que precione el botón; mis pokeballs parecieron enviarse a una maquina, que después mostro como estas desaparecían, y al cabo de unos momentos, llego otra Pokeball- muy bien… sal ahora Sky –apunte la esfera al suelo y de ella salió mi Espeon, la cual salto inmediatamente al verme, frotando su rostro contra el mío- jaja, yo también te extrañe pequeña… oye, ¿sabes que planean mis padres con Zoroark y Lucario?
Es… -Sky negó con la cabeza… me pregunto por qué ella no querrá hablar con telepatía… supuestamente todos los pokemons Psíquicos pueden comunicarse con sus entrenadores… ¿será que Sky era de tipo normal antes de ser tipo Psíquico?- ¿Espeon? –se volteo y vio la maquina, recibir otras 2 Pokeballs-
Ya llegaron… -tome ambas Pokeballs y de ellas salieron Zoroark y Lucario con… mi ropa puesta- por todas las noches… -Zoroark uso sus ilusiones para hacerse invisible junto con Lucario, e inmediatamente recibí una llamada de mis padres- ¿Qué les hicieron a mis pokemons?
¡Sorpresa! –mi padre se rio tranquilamente- tu y esos 2 tienen un cuerpo bastante similar… asique decidimos enviarlos con tu ropa para evitar gastos en envíos… también les pusimos trajes de baño por si vas a la playa, la maquina dice que estas en ciudad Marga de Telesilia, conocida por sus playas turísticas –sinceramente… ¿Cómo es que soy su hijo?- bueno, disfruta de tus vacaciones hijo, nosotros cuidaremos de tus pokemons
¡Y suerte con esa amiga tuya! –Ya veía venir los comentarios de mi madre- y no la hagas esperar mucho, eres un buen hombre, demasiado bueno como para no tener novia –ella se rio y yo corte la llamada-
-observe a Sky quien ladeo la cabeza- es una larga historia, créeme… en resumen, me gusta la campeona de Teselia y nos quedaremos en su casa… jeje… estas serán unas 2 semanas muy… muy largas y extrañas –suspire levemente-

Luego de eso, sentí como mi ropa me caía en la cabeza, y al voltearme, Zoroark y Lucario estaba nuevamente visires y normales… supongo que no les gusta eso de ser usados como mensajeros. Me reí un poco y agarre algo de ropa, luego me fui a unos vestidores que estaban cerca del baño; seguramente porque el Centro Pokemon está cerca de la playa y algunos entrenadores vienen a cambiarse aquí. Pero bueno, cuando Salí, ya tenía mi ropa de repuesto, una camisa azul con las mangas contraídas para dejar expuestos mis brazos, pantalones grises sujetados con 2 tiras que colgaban de mis hombros; un cinturón con algunas plumas lunares; procedentes de Cresselia por si Darkrai causara alguna pesadilla accidental a alguien, zapatos negros y bueno, un pequeño reloj de bolsillo para saber la hora. Lo único malo del traje, es que tendría que cortarme el cabello o recogerlo; aunque preferí la opción de cortarlo… sinceramente, ya lo tenía muy largo; asique Zoroark no tuvo problema en usar sus garras para cortarlo. Al final quede con el cabello corto, dejando la parte oscura del mismo por un poco más arriba de mis ojos.

Bien… creo que ahora ya no doy tanto miedo como antes… -suspire levemente, para después guardar toda mi ropa en una bolsa- bueno… ahora a buscar a Milla –una vez que me dirigí hacia la puerta del Centro Pokemon, guarde a mis pokemons en sus Pokeball, excepto a Sky, quien se quedo en mi hombro totalmente tranquila- estas serán unas 2 semanas muy… extrañas y quizás divertidas… jeje…
avatar
Phantom Moon

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 11/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Legendarios en la playa [priv. Phantom y Yahto]

Mensaje por Yahto el Miér Oct 07, 2015 11:30 pm

Un grupo de niños correteaban por la playa, salpicándose. Las olas eran lo suficientemente grandes para surfear, pero no llegaban al punto de ser peligrosas así que podían verse muchos surfistas. Entre ellos destacaba el líder de gimnasio de la ciudad, Ciprián, que surfeaba sobre su Mantyne, uno de sus preciados pokémon. Su estilo de surf atraía a curiosos, pero también a surfistas profesionales, debido a que gracias a una sincronización cuasiperfecta con sus pokémon acuáticos, lograba destacar en dicho deporte. Algunos decían que esta facilidad hacia los pokémon de agua se debía a que tenía lazos lejanos y anscentrales con una tribu chamánica dedicada al agua. El juego de los niños les llevó hasta una zona algo alejada, el extremo de la bahía.

- ¡Eh mira! ¡Allí hay algo!-señaló uno de ellos, con emoción. A menudo el agua arrastraba cosas interesantes hasta la orilla, así que los niños se apresuraron a acercarse a aquel bulto. Su sorprera fue mayúscula al ver que se trataba de una persona, una chica, boca arriba, con vaqueros muy cortos y con una pokéball en la mano, y alguna que otra alga pegada en el pelo.

- ¿Está muerta o algo? Apesta-dijo otro, con curiosidad, zarandeándola un poco, mientras con la otra mano se tapaba la nariz por un intenso olor a... ¿cloroformo? ¿Formol? Algo así. Uno de sus compañeros trajo un palo, y comenzó a tocarla insistentemente, pinchándola como el que supervisa un tesoro encontrado. En el costado, en la mejilla, en la nariz. Incluso tocó la pokéball, tratando de revisar si estaba vacía por el peso. Ninguno se atrevía a tocar al posible cadáver con las manos.

- ¿No deberíamos llamar a Ciprián o a alguien?-intervino otro, algo más preocupado.

- ¡Ha dicho algo!-dijo uno. Todos se inclinaron hacia delante, guardando silencio. Un sonido amortiguado por las espuma de las olas les llegó.

Un ronquido. Claro, confundido porque las olas al llegar llenaban la boca de agua. Se podía ver un burbujeo leve porque parecía estar hablando. En concreto estaba echando maldiciones.

- Está dormida...-había una mezcla de alivio y de decepción en aquella frase. El chico del palo insistió más fuertemente en hundirlo para ver si podía despertarla.

- ¡Tiene un pokémon! Veamos cuál es...

Tocó el botón de la pokéball, de la cual salió un Psyduck, que en principio se mostró confundido, pero que luego se sentó al lado de su entrenadora con un gorjeo de resignación, como si estuviera acostumbrado a situaciones parecidas. Los chicos, que esperaban un pokémon impresionante, dejaron la cabeza caer. "Pues vaya..." dijo uno. El chico del palo insistió más, con gestito de enfado, tratando de despertar a la entrenadora. En ese momento el Psyduck empezó a gesticular efusivamente, claramente, dándole a los niños el mensaje de que parasen. La entrenadora empezó a gruñir más, esta vez lanzando más improperios y apretando los puños. Psyduck, al ver que los niños no cesaban, se metió él solito en la pokéball de nuevo, cosa que dejó a los niños con la boca abierta.

- Brrrr, brrr...

Abrió un ojo. El párpado temblaba como si fuera una especie de tic.

- ¿¡Es que ya no puede dormir una en paz!?-exclamó la entrenadora, con gesto de furia. Los pequeños dieron un salto, y prácticamente salieron corriendo ante aquel explosivo mal humor, comprendiendo porqué el Psyduck había decidido volver a su pokéball él mismo. Psyduck salió de su pokéball justo cuando los chiquillos se alejaban, y miró a su entrenadora."¡Es como un Gyarados con hambre!" chillaba uno de los niños.  La entrenadora hizo un gesto de molestia y agitó la muñeca mientras se reincorporaba -Bah, cómo se nota que no han visto un Gyrados de mala uva. Por cierto, Psyduck, ¿cómo hemos llegado a la playa? Lo último que recuerdo... bueno, no me acuerdo de nada, pero sin duda, yo no estaba en la playa.

Psyduck emitió un gorgorito, y señaló la pokéball. El pobre pokémon había estado todo el rato allí, así que no había manera de saberlo, sin embargo conocía el carácter de su entrenadora, así que supuso que simplemente, no se acordaba. La entrenadora se dejó caer, con las manos en la nuca y cruzando las piernas mientras alzaba la vista hacia arriba. Llevaba unas botas desabrochadas de aspecto raído. Aunque no lo pareciera, aquella era la única descendiente directa de aquella tribu de chamanes. Ella sabía de sus orígenes, sabía que el tesoro familiar había sido robado, y que debía recuperarlo. El equipo Plasma. La mejor manera de perseguir su pista era entrar en la policía. Entrecerró los ojos. "Soy un desastre. Huelo a whisky. En verdad yo no debería ser la elegida del no se qué. Cualquier campeón de liga o líder de gimnasio es más indicado que yo para esto" pensó, notando cómo el agua sobre su piel se secaba ante el calor del sol.

Psyduck se sentó a su lado, con el mismo gesto pensativo.

-Tenemos que hacernos fuertes. Maldición. A mi no me imposta si lo eres o no, eres mi único pokémon. En realidad, recuperar la tabla no m...-Psyduck le puso la mano en los labios para acallarla y la miró, con una mezcla de nervios y seriedad. Había que hacerlo. Tras unos segundos, apartó la manita, y se puso a mirar hacia abajo-Supongo que lo primero que debemos hacer es entrenarnos. Los cadetes de policía necesitan tener una buena forma física y tú aún no sabes nadar siquiera, así que tenemos que solucionarlo-esto provocó una mirada avergonzada del pokémon acuático.

Yahto se levantó, y así mismo lo hizo su pokémon, para seguir sus zancadas. Comenzó a pasear por la playa, buscando una zona de aguas bajas para empezar con las lecciones. Se dijo que Psyduck necesitaría algo para mantenerse a flote, así que llevándose una mano a la cabeza, miró a su alrededor. Su vista se topó con una niña y su flotador, así que se acercó y le dijo simplemente.

-Oye, ¿me dejas tu flotador?

-¿Porqué tendría que hacerlo?-dijo la niña, aferrándose a él y sacando la lengua.

-Porque soy policía-repuso Yahto, fastidiada. Técnicamente sólo era cadete de policía, pero era la mejor excusa que se le ocurrió.

-Los adultos no usan flotador-respondió la niña, con tono desdeñoso-Y tú no eres policía. Los policías no huelen así.

-¿Me lo vas a dar o no?-la poca paciencia de la entrenadora estaba peligrosamente cerca de su fin.

-¿Y porqué te lo voy a dar?

Ambas tenían los mofletes hinchados, como si ambas fueran niñas discutiendo y a punto de tener un berrinche. Psyduck se acercó a su entrenadora haciendo aspamientos con la mano. La niña enseguida se fijó en el pokémon y se quedó prendada. "¡Qué mono! ¡No me imaginaba que tuvieras un pokémon tan simpático!" la niña jugaba con Psyduck, que respondía afablemente aunque con cierta timidez. Yahto se cruzó de brazos, alzando la mirada hacia arriba y preguntándose, además de porqué no podía simplemente caerle encima un flotador, cómo hacía Psyduck para llevarse mejor con los humanos que ella misma. No supo cómo lo hizo el pokémon, pero al final, la niña le puso el flotador, con una amplia sonrisa. Luego miró a Yahto:

-No podemos dejar que este pokémon tan mono se ahogue.

Yahto emitió una especie de gruñido, y sacó una billetera. De ella cogió algo. 100 pokeyenes y dos caramelos arrugados. Se lo tendió sin mirarla, con gesto infantil y musitó:

-No me puedo quedar con algo sin darte nada.

La niña saltó de alegría y se fue. La cantidad de pokeyenes triplicaba lo que había costado su flotador, así que corrió a gastarse su pequeña fortuna en helados tras desperdise de Psyduck dándole un beso en su cabeza. El pokemon, flotador en ristre, se acercó a la orilla, listo para el entrenamiento. Mientras tanto, su entrenadora se quitaba las botas y los pantalones, entrando en la playa en ropa interior mismamente. Se anudó la camiseta para no mojarla, y a pesar de que Psyduck hizo gestos para llamarle la atención, la entrenadora le dio un pequeño golpe en el trasero con el tobillo, empujándolo levemente hacia el agua.
avatar
Yahto

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 07/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Legendarios en la playa [priv. Phantom y Yahto]

Mensaje por Milla el Mar Oct 27, 2015 2:54 am

Milla

Terminé por llegar a una playa de la ciudad, cerca de las plataformas de madera. Desde allí podía ver el gimnasio pero ya me había pasado por allí y Ciprián no estaba, debía de estar surfeando. De todos modos sólo me vine hacia aquí para dejar a Phantom que haga sus llamadas, tranquilo, y más si tiene que llamar a su familia y hablar con algún Moon importante.

La brisa era muy agradable y cerré los ojos un momento para disfrutar de esa sensación, realmente hacía un día maravilloso para pasarlo en la playa: buena temperatura y ni una sola nube. Daban ganas de tumbarse a tomar el sol o de darse un chapuzón.

Mi paseo me llevó a una zona tranquila, sin turistas y con las aguas bajas. Aunque no estaba tan desierta como pensaba. Vi a una chica, que debía de ser más o menos de mi edad acompañada de un Psyduck con flotador. No pude evitar esbozar una sonrisa cuando vi que, parecía que iba a enseñarle a nadar.

En ese instante, Vaporeon salió de su pokéball. Ya había sentido que estaba cerca del mar y no pudo resistirse a salir. Me dio pequeños golpecitos con su pata en mi pierna, pidiéndome permiso para meterse en el agua.

- Ve y diviértete un rato. Aún tenemos que esperar a que venga Phantom- le dije antes de que Vaporeon corriera para meterse en el agua de un salto.

Aunque no estábamos en el gimnasio, Phantom podría encontrarnos fácilmente. Desde el gimnasio se podía ver esta playa, así que no habría problema.

Mientras Vaporeon nadaba yo me acerqué a la entrenadora del Psyduck, quería asegurarme de que no les estábamos molestando en su entrenamiento por estar allí.

- Perdona, ¿Molestamos Vaporeon y yo si nos quedamos por aquí un rato?- le pregunté.

_________________

Pokémon capturados:
avatar
Milla
Admin

Mensajes : 139
Fecha de inscripción : 10/10/2014

Ver perfil de usuario http://pokemonorigin-rol.espana-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Legendarios en la playa [priv. Phantom y Yahto]

Mensaje por Phantom Moon el Mar Dic 01, 2015 5:25 pm

~[Phantom]~

Tan pronto como Salí del centro Pokémon; comencé a caminar por la ciudad intentando buscar a Milla… la verdad es que con lo poco que salgo, inclusive en Sinnoh tengo problemas para orientarme… y si tengo que hablar de una ciudad diferente… egh… mucho más si soy justo. Al menos Sky está conmigo para hacerme compañía mientras busco a Milla y mientras me familiarizo con el lugar aunque bueno, ella también está para aprender un poco. Fuese como fuese, me detuvo en mitad de la calle para observar el lugar… bastante agradable, digno de ser una locación turística aquí en Teselia… aunque bueno, también me recuerda un poco a Ciudad Canal… solo que aquí es mucho mas turístico que en Canal… claro, allí es más bien una zona de carga pero sigue teniendo sus buenas vistas, así como ser la única Ciudad marítima que puede ir a Isla Hierro sin problemas reales en el viaje. Sea como sea, regresando a lo que importa… ¿Cómo se supone que llegue?... claro, puedo preguntar pero tampoco quisiera tener que depender de las indicaciones de otra persona… egh… supongo que por ahora, lo único que puedo hacer es caminar y esperar que nada malo ocurra.

Y dime Sky… ¿Qué te parece Teselia?... ¿linda no crees? –observe a mi Espeon para rascarle el mentón suavemente, es curioso que un Pokémon con apariencia de zorro como Eevee evolucione a una forma más felina como Espeon- supongo que te gustara… y quizás te caiga bien Milla… es buena persona
¿Es? –Sky me miro tranquilamente y sonrió con calma, frotándose contra mi rostro-
Jeje, que tierna –reí levemente, abrazándola con cuidado para no lastimarla- bueno… veamos… ¿Dónde quedara el gimnasio…? –observe el lugar intentando guiarme aunque realmente sería complicado- egh… realmente… ¿Cómo es que pasare 2 semanas aquí sin perderme?... supongo que tendré que preguntar la dirección… ¿Qué otra cosa podría hacer?
(No creo que haga falta… puedo sentir la presencia de Giratina… solo tenemos que seguirla para llegar con él y Milla…) –Es cierto, por poco olvidaba esa capacidad de Darkrai-
Okey… entonces guíame amigo –reí levemente, mientras que observaba la sombra de Darkrai alejarse por el suelo, parándose en ciertos lugares para no ser vista y también para darme tiempo de esperarlo-
avatar
Phantom Moon

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 11/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Legendarios en la playa [priv. Phantom y Yahto]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.